FANDOM


La cajeta Editar

iQué calientitas se ponen las majadas de las va-cas en las madrugadas de estos días de frío!. En el

Archivo:La Cajeta1.jpg

rancho hay un corral en donde ordeñamos, un chiquero para los becerros y atrás del corral, dando al potrero, allí duermen las vacas, pegaditas al corral. Yo soy becerrero. Muy de mañanita, cuando comienzan a cantar alegre los gallos, ya me están jalando los pies. - iÁndale Macedonio, ya es horal. Apenas siento y oigo. Pienso que estoy soñando. Sigo envuelto en mi poncho hasta la cabeza.

- iMacedonio, ya es horal. Y otro jalón de pies. Entonces me siento, me estiro, me pongo los huaraches, me'paro. Siento que los tengo al revés y me siento otra vez a ponérmelos bien. Me pongo de pie de nuevo y me doy otra estirada, bostezo, me restriego los ojos, me pongo el gábán y me voy al corral. Pero siento que todavía voy dormido. Me dirijo primero a levantar a la vaca Cajeta. Hasta eso que es mi vaca consentida. Es casi, casi, igual que una mujer, porque siempre se hace del rogar, pero es mansita y manejable como ella sola. Tengo que hablarle de buen modo para que al fin me entienda. Llego y le platico: - Ándale chula, ven a ver a tu hijo, ya está impa-ciente. ¿No lo oyes bramar?. Oye cómo te llama. Anda corazón. Ella entorna los ojos, mueve las quijadas, pero sigue echada. -Anda monina, levántate, no seas mala con tu hijo. Ella da un pujido que apenitas la oigo, sigue rumiando y continúa echada. Entonces con una vara que llevo en la mano, le doy un varazo en el lomo y de mala gana se levanta, se sacude con la cola, y la encamino al corral. Como todavía tengo sueño, arriendo a donde la Cajeta estaba echada, siento muy calientita la majada, el estiércol sequesito y bien remolidito. Me acurruco, me tapo con mi gabán y cuando me estoy quedando dormido, llega el ordeñador voci-ferando, me bulle y pajueleándome con un pial, me dice:

- iYa de a tiro te luces tú Macedonio, levántate a echar el becerro de la Cajetal. Suelto el becerro y me voy a buscar a la vaca Cor-bata. Ésta no es tan mansita como la Cajeta, es retobada. Le hablo de lejos:

- Corbata, Corbata.

Para que es más que la verdad, es más volunta-riosa que la otra porque luego, luego, se levanta. Me da envidia lo calientito de la majada, pero si me vuelvo a arrejolar entre las vacas, cuenten con que no dilata en venir otra vez el ordeñador con el pial en la mano. Mejor me voy arreando a la Corbata y luego voy a soltar su becerra, y así sigo dando más vueltas que un malacate. Conforme se les va ordeñando, les voy echando su alimento en los comederos a las vacas. Ya que están contentas, atendidas de todo a todo y cuan-do ya dan pujidos de satisfacción, las echo afuera del corral.

- A esa vaca de llaves levantadas no te le arrimes, porque es más maldita que las otras- , me dice el ordeñador.

- No te le acerques por atrás a la barcina porque patea.

- Macedonio, no dejes ir al becerro de la Guaca porque está engusanado y hay que curarlo. - Hay que ponerle un rifle en el pescuezo a la vaca Mariposa, que es más liviana que un venado y no respeta ningún cercado. Se nos va llenando de luz el corral. Apagamos los mecheros de petróleo. Se juntan los botes de le-che. Se apartan los tarros. Se recogen los piales. Se ordenan los comederos.

Ellos se llevan la leche para el pueblo y yo me que-do en el rancho. Ya no me voy a acostar en las majadas. Me voy a mi cama a completar mi sue-ño.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar