FANDOM


Un día de fiesta en Nogueras Editar

Archivo:Un Día de Fiesta En Nogueras.jpg

  Hay alegría en la hacienda, es el 4 de julio, día de nuestra Señora del Refugio. El viento de los lomeríos y de los montes cercanos recoge las voces, las risas, las canciones, los rui-dos y los rumores. La calle principal, frente a la casa grande, está colmada de gente. Sus empedrados están libres de maleza. La fachada de la capilla luce pulimen-tada, como cuando fue construída. El tintineo jubiloso de los bronces llama a los fie-les. Al abandonar el templo, las mocitas del lugar lucen sus caras bonitas, sus andares garbosos, los multicolores vestidos de percal y brillantes listo-nes que anudan su pelo. Aparecen los briosos ca-ballos montados por arrogantes jinetes. Es la fies-ta anual del lugar. Hay visitantes de Comala , El 1,1anito, el Volantín, la Becerrera, San Antonio y de otras congregaciones cercanas. En la casa de Alejo Gutiérrez todo es bullicio. El amo Don Guadalupe Rangel le tiene especial con-sideración. Primero había sido ranchero de Lo de Clemente y por sus buenos servicios lo trajo a la hacienda con su numerosa familia. Él y sus hi- jos varones, los mayores, laboran en la propie-dad del hacendado y es de los pocos que tienen acceso al interior de la gran finca. Allí, donde se asienta el mando del extenso feu-do, el gran zaguán de herrajes encierra al inge-nio y a la casa particular. Las dilatadas estancias de viguería labrada co-municadas a las habitaciones por puertas claveteadas, dejan ver en los rincones el reflejo del pasado: armarios de nogal y cedro, arcones de caoba, finos lechos con dosel y tocadores de importadas lunas. El comedor de pesados y labra-dos muebles, bajo finos candiles de origen euro-peo. En la parte posterior de la gran finca y lindando con la huerta, el murmurante arroyo de cristali-nas linfas, poblado en sus bandas por alta vege-tación que le brinda frescura a la copiosa vertiente natural que más tarde engrosará el caudal del Armería. 

Al norte de la construcción del ingenio, la secular capilla donde tienen lugar los oficios religiosos de la festividad.

Su calle principal está cruzada por lazos, de los que cuelgan policromos adornos de papel de chi-na. 

Las alineadas casas de los mayordomos y peo-nes, encaladas y de encarnados techos, lucen relucientes y sobre ellas se elevan humos que pue-blan el ambiente de gratos aromas de las vian-das que se preparan. Por la ventana de la morada de Don Alejo, José, el más pequeño de sus hijos, contempla extasia-do mirando en el confín del horizonte, la hoy des-nuda y otras veces blanquísima cúspide del Ne-vado, que apuñala las cargadas nubes, y la hu-meante cumbre del Volcán, que con sus inmensas moles de basalto, dominan el Valle y semejan guar-dianes de la región. En el atardecer, el niño se deleita con los cambiantes juegos de luces que bañan las cimas de los dos gigantes. Catalina y Hermelinda, las mayores de las mujer-citas, se ocupan de quitar el blanco atuendo a Juanita, la más pequeña, que hoy a hecho la pri-mera comunión. Doña Ambrosia, la madre, las auxilia. 

Se recorta en la puerta de la casa la figura de Demetrio Onofre, con el rostro congestionado y más corrido que escaso. Lo saluda Don Alejo: - ¿Cómo te va, Demetrio?. 

- iQué tierra pisan los ricos que no la pise yo!-, es su contestación, y sigue su camino. Adolfo, uno de los ocho varones de la familia, se prueba los lustrosos botines de una pieza que hoy estrena.

Salvador, el mayor de los hijos hombres, tiene un caballo retinto, dosalbo, de bonita estampa, cas-trado, muy manso. En ocasiones lo ensilla y se le sube en las ancas, y la bestia tranquila, sin hacer ningún extraño. Hoy lo tiene apersogado en el patio y le dice a Don Alejo: - Padre, voy a ir a darle agua al caballo a la zanja de en medio. - iPara qué vas tan lejos hijo, llévalo a la zanja de aquí cercal. - No padre, allá está el agua más limpia. Salvador monta en pelo y se dirige paso a paso a la entrada del potrero, donde hay una puerta de golpe, llevando la gamarra enrollada en la mano izquierda. Al llegar a la puerta, abre la hoja de encima con la mano derecha, la impulsa, pero al hacer el movimiento se desprende del gozne, gol-pea en el anca al caballo, que se asusta, se dispa-ra, emprende veloz carrera y por lo imprevisto, toma de sorpresa al jinete. Lo derriba, lo arras-tra en su loca carrera a través del escabroso te-rreno, se le remachan las vueltas de la gamarra en la mano al infeliz Salvador y después de ser llevado por el suelo más de 50 metros, ya incons-ciente, se atora por una axila en un tronco seco, se desprende el cabrestante de la muñeca y que-da su cuerpo tendido. Prosigue su carrera la bes-tia y ya libre del jinete, el manso animal se detie-ne y regresa a la casa de quien lo montaba. 

El caballo llega relinchando al umbral de la casa, sudado, con la soga de la gamarra ensangrenta-da. Doña Ambrosia dirige la vista hacia la puer-ta. Su cuerpo se crispa y lanza un grito desgarra-dor. Catalina y Hermelinda acuden a asistirla y gimen de dolor al contemplar la figura del caba-llo. 

Adolfo y Eduardo corren con Don Alejo con rum-bo al potrero. Encuentran la puerta caída y seña-les de un arrastradero. Más adelante, el botín iz-quierdo de Salvador y a distancia, el cuerpo del desventurado muchacho que en vida tuvo la es-beltez de los años mozos, los andares ligeros y las carnes apretadas, ahora desmadejado, con las ropas desgarradas, la piel cubierta de tierra mez-clada con sangre, sin vida. Don Alejo, Adolfo y Eduardo son seguidos por peo-nes de la hacienda y conducen a Salvador a su casa. Atrás de ellos, una multitud que reza que-damente. Las mujeres de la casa de los Gutiérrez se arrodillan y prorrumpen en sollozos al llegar el cuerpo exánime, que es colocado en una cama. 14a fiesta se interrumpe. El luto invade a los habi-tantes. 

Las antes jubilosas esquilas, ahora doblan con sonido triste.   

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar